viernes, 18 de octubre de 2019

Silvia Montenegro







de El borde

El borde: el filo del mar

3

En tu casa del mar hay dos puertas.
Por una entra el cuerpo
por la otra el cerebro.
Afuera, en el pequeño jardín
amanece un crucigrama.
En el sillón rojo,
tus manos rotas.

4

¿Ves el muelle?
¿Ves cómo nos dice adiós?

7

El secreto es irse.
Siempre nos estamos yendo, madre
somos la tarde entre libros frente a la ventana.

11

Los chimangos destriparon la masa gris.
Piernas solas corrían entre las cárcavas
sin recordar lo que sostuvieron.
Entonces la luz,
la felicidad llegando desde la arcilla.

Bio:Silvia Montenegro (La Plata, Argentina,1961) 
Es egresada de la Universidad Nacional de La Plata. 
Publicó: Sobredosis de alma (Sudestada, 2001), El diablo pide más (Ediciones Último Reino, 2004), Los príncipes oscuros (Ediciones Último Reino, 2008), La bruma (Barataria Libros, 2014) y El borde (Prueba de Galera, 2019).  
Ha sido traducida al francés, al alemán y al italiano. 

jueves, 10 de octubre de 2019

Mariano Dubín







de La razón de mi lima

III

Mientras nosotros discutimos la traducción correcta
de una palabra de El Capital,
el imperialismo comienza su colonización
de Marte. Ya han decidido
que este mundo tiene fecha de defunción
no importa cuánto fracking le metan al suelo
todose agota:
petróleo, soja, gas, opio, litio, carbón, cobre
agua, oro, plata y la concha de tu madre
ellos lo saben y no te van a esperar a vos
para el velorio. Ya están
armando el viaje a Marte
(¡chau vieja nos vemos a la vuelta!)
y que se pudran todos
principalmente los rusos y los chinos
pero
básicamente
que se pudran todos.

Nosotros no vamos a discutir esto
porque estamos discutiendo
los documentos de la II Internacional:

¡Esos revisionistas de mierda
nos cagaron
todo!



IV



Por las noches
el rumor no deja dormir. El proyecto
de los arrabales fundidos
y los debates proletas de zanjas y paco:

clonar a Lenin y que limpie
el mundo. Un tráfico de órganos
ya comienza la construcción
del héroe soviético.

Todos guardamos el fusil, Vladimir,
a nadie le importa esta vez ni
la religión ortodoxa ni el vodka
ni todos los putos documentos
que bla bla bla,

esta vez queremos fusilar a toda
la basura burguesa del mundo.

Sí, se puede.



V



En los diarios europeos y norteamericanosse ha filtrado
la siguiente información:
las inteligencias artificiales que se han creado
en los últimos años
rápidamente formulan un pensamiento reiterativo
y tedioso:
destruir la humanidad.

Todos vimos cómo termina la película y todos
sabemos que las máquinas
nos destruirán.

Los científicos más audaces
piensan que nuestra evolución como
mamíferos ha llevado millones de años
para formular unos torpes signos
que son dibujos en la arena
de un universo que está más
cerca de la magia y de la sabiduría
de los primeros místicos que
de una ciencia que todavía necesita
carbón
para dar sus pasos ciegos.

Las inteligencias artificiales
mixturadas
con órganos de mamíferos
rápidamente evolucionarán
y nos destruirán.

El capitalismo goza este
abismo: nosotros
discutimos el programa
reformista de la II Internacional
y a esos cerdos reformistas
y revisionistas
y traidores
all inclusive
les decimos:

contrataremos al mejor traductor de Marx
y volveremos a hablar


Bio: Mariano Dubin (La Plata, Argentina, 1983). 
Es profesor en letras y se dedica a la enseñanza media. 
Ha publicado: Con los pasos de la mala vida (2006) y La razón de mi lima (2009), Giap y otros poemas vietnamitas (2017).

martes, 1 de octubre de 2019

Milagros King





de (queda entre nosotros)

Lo que el mundo me ha dicho
¡a los gritos!
Lo que el mundo me ha dicho
(en secreto).
Es demasiado, demasiado.
Y no puedo responderle.



***


Ruta 2.
Basura y neumáticos
en la banquina.
Entre los arbustos
algunos espacios
de sombra.
La cinta de asfalto
relumbra en la lejanía.
Podríamos decir que
esto es todo,
pero cabe la posibilidad
de que aquellos
montículos de tierra
sean antiguos
túmulos funerarios
bien disimulados
bajo envases de gaseosas.  



***


Mi cumpleaños.
Dormí todo el día.
Veintiún años
me tiraron
contra el mundo
y contra este papel
en el que leo
"control fechas
envasamiento café",
mi laburo temporario.
El llamado de mi papá
suena demasiado lejano.
En el shopping completé
siete cupones para el sorteo
de un edificio.

Bio: (Buenos Aires,1975 – Buenos Aires,  2014)
Escribió:(queda entre nosotros) Libros de tierra Firme, 2006.

miércoles, 6 de febrero de 2019

Alicia Silva Rey





 de El poder de unos límites



7-

Un objeto de plata pequeño es nada pero:
una moneda, una cucharita de plata abren
su flor en abanico: barajas desplegando un sentido
que ni el juego ni el vaticinio atenúan.
Y de fondo, puesta de sol:
en la estepa en el jardín.



11-

Hoy abracé mi circunspección.
Mi circunspección era un cestito
de mala costurera desbordado
de agujas, me dispersé, me dividí, me desbarranqué,
en lo separado de mí viví,
en esa fragilidad de tolderías.



13-

Una naturaleza muerta
se compone de vida quieta:
carnes, manzanas, pan,
blasones, vino, probetas,
utensilios abandonados,
toda clase de restos,
no verás, no te están permitidos
mis despojos.





Bio: (Quilmes, Buenos Aires, 1950)

Escribió: La mujercita del espejo (1985), Fragmento de correspondencias (1996-2003), Cartas a la iguana (2012), La Pared al Padre (novela, 2013), Lazos de amor (relatos,2013) y Boleros (2015).

Publicó: La solitudine (2009), (circa) -2004-2007 (2014) y Partes del campo (2015), Orillos (2015) y El poder de unos límites (2019).


Colaboró con Gustavo Fontán en el guión de su película La madre (2010). Escribe en del Sur, agenda cultural de Quilmes y en Archivos del Sur.

lunes, 4 de febrero de 2019

Jorge Curinao






VI

Lo más terrible sucedió. Todo se rompió. Después de tantos meses, volví a ver mis manos en aquella tarde azul. Los flamencos danzaban.

VIII

Cuando nos despedimos, palabras con pájaros llovieron contra el cielo. No había terminado de cantar aún el último gorrión y, en nuestras manos, alguien lloraba. Lo sé porque aquel verano duró una eternidad.

IX

Mi padre era un trabajador. Una mañana, en la primavera de 1987, se fue como todos los días. Pocos días después desapareció. Nadie supo bien qué pasó. Tal vez el mar. El cuerpo de mi padre muerto estuvo allí, en el mar, tirado por varios días, varias semanas. Nadie supo bien qué pasó. Como suele suceder. Desde entonces odio las muertes, las esperas y sobre todo, los ojos que no quieren mirar.

XI

Todas las noches me despierto para ver si mis manos siguen siendo manos. Y aún no necesito preguntarme qué es una mano. 

XIII

Se aprende, en el pueblito, a caminar despacio. Se aprende a hablar con las estrellas, con los muertos. Escucha, cierra los ojos. Es la piedra que puse entre tus manos.

XVI

Cada tarde, abríamos las ventanas para darle paso al tiempo. La casa tenía el rumor de los grillos perdidos. A veces, el color era el mismo. Descubrir uno distinto, era toda nuestra aventura.



XVII

No hubo tiempo de distracciones. Ni con el afuera, ni con el adentro. Se vivió hasta el último hartazgo. Supimos, enseguida, que el porvenir no estaba en los rostros ajenos. No tuvimos, lo que se dice, un buen pasar. No hubo lamentos por eso. No hubo necesidad de arañar el asfalto. Era tanta la vida, que salíamos del cuadro antes del final de cada comedia.

XXI

El tiempo llegará, en pedacitos. No faltará quien nos bese los párpados, huesos exiliados del alma. Sí, el tiempo llegará y borrará estos años de luz pegados a tu ventana.

XXII

Salimos del silencio y de nuestros miedos. Nos abrazamos. Fuimos certeros con el destino. Ahora, todos los que no fuimos, nos visitan. Quieren saber si era cierto.

XXIII

Debajo de la hoja está el árbol que crece, el pájaro que cae. Quiero decir, sin temor, la sombra de tu sombra, adentro del sueño.

XXIV

Cada mañana miro tus ojos para encontrar en ellos, mis manos. Así aparece la muerte. Primero, en el botón de la camisa. Luego, en las miradas que nadie quiere cruzar.

XXVIII

En cada rezo, mis manos no tienen dueño. No hay, fuera de ellas, una conspiración. Nos llevará varios siglos de distracciones pero, al final, pondremos la atención en las sombras. Dios es una palabra y el argumento termina aquí, donde el viento tajea.

Del libro Otros animales (20014)



 Bio: nació en Río Gallegos, Santa Cruz, en 1979. En el año 2006, su libro Sábanas de viento fue elegido para ser publicado en la selección Mi Primer Libro, organizada por la Municipalidad de Río Gallegos.
Posteriormente publicó Plegarias del humo (2009), Cactus (2010), Nadando (2012) y Otros animales (2014).
En 2014, algunos de sus poemas fueron incluidos en la Antología Federal de Poesía de Patagonia, publicada por el Consejo Federal de Inversiones (CFI).
En 2007 y 2015 representó a la provincia de Santa Cruz en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

martes, 22 de enero de 2019

Hugo Coneus





VII

Todos los años una tomografía cerebral
no sé cuántas llevo

En la última no hay cosas raras
ni manchas, ni papa, ni cortocircuitos

Ni un solo rastro del gusano
que hace los túneles
para que la sombra pase

------------------------------------------------
De Hypokhondrión




5

En este pueblo
hasta el viento huye
cuando oscurece.

Así de feroz
tiene que ser la noche
para limpiar tanta codicia.

-----------------------------
De La muerte está dando una vuelta a la manzana.



VII

Te veo ir tambaleante por el patio
hasta la pared del fondo.
Apoyas una mano
para no caerte de cara
y la mitad del meo
te queda en los pantalones.

Pero para que todo esto
parezca un poema
voy a tener que decir
que en el patio
también hay una flor
que nadie plantó
que creció sin nombre
y que más arriba
mucho más arriba
está la luna
----------------------------------------------
De Los diagramas de la sed





IV

Al nacer
cabías dormida
sobre mis manos

a tu lado
parecíamos gigantes
pero éramos pequeños

hija

los tres
en la palma
de la noche
No te asustes

hija

si en los sueños
aparece el viento del sur
trayendo un telón grisáceo de lluvia.

No temas al molino gigante
que gira alocadamente su cabeza.

No te asustes
si ves un niño
tímido y sonriente
en el trigal

se conocen

tiéndele tu mano
en la tormenta

---------------------------------------------
De Los poemas que traerán la paz




12
Con garras afiladas
hiciste una cueva
para hibernar en mi interior.

Pero ya no hubo veranos.

Y seguís
vos
ahí
gran oso blanco muerto
en mi corazón.

------------------------------
De Árbol seco.


 Bio: Escribe y publica poesía y canciones es su Facebook (Hugo Coneus). No tiene poemas editados en libros ni revistas. Nació en Tres Arroyos en el año 1980 y actualmente vive en la ciudad de La Plata.


sábado, 19 de enero de 2019

Aradia de Salem




Eclipse

Aunque formas caprichosas ocupen mi existencia física
siempre volvere a cantarte, Luz del Abismo !
Soy sombra de Tu sombra en esta luna nueva,
pasión de mis recuerdos, misión de mis guerreros,
Tu eres el brillo de mis ojos,
en la oración de la noche.
El hilo de mi vida,
en el círculo infinito.
Ara.Luna Nueva y eclipse

......................

Identidad
Oh  Luna de las mil caras
Cabra de las mil crías !
Dejame ser libre de mí
Dejame ser libre de mi identidad.
Sacame de mi misma,

Como la serpiente que muda de piel
Como la larva que se transforma en libélula
Dejame abandonada como una muerta
En el campo de batalla, que nadie reconoce.
Como una crisálida que deja de serlo
Para abrir mis alas y ser Tú.
Ara. Luna en virgo

................................................

Ópalo
Déjame ser un ópalo en tu roca
Oh mi Virgen Blanca !
Seré secreta y escasa,
Pocos podrán encontrarme
La oscuridad de los hombres me ocultará.
En la humedad del bosque
Me despojaré de mi,
Seré un fuego blanco, claro y frío,
Como la espuma del mar
Como las estrellas distantes.
De Tú noche y mi sueño.
Ara.luna en capricornio


..............................


Guerrera
De pie sobre el círculo mágico
Escucho el llamado de mi Señora
De aquella que me ha levantado de las cenizas
Que me ha despertado de la tumba
Para contemplar la clara luz de la estrella matutina.
Con mi derecha domino las pasiones, mis deseos y mis necesidades
Con mi izquierda sostengo la mariposa dorada
En cuyas alas está el polvo de oro del conocimiento
Soy la luna de los bosques y de las aguas
Que porta la luz del sol y la sombra de la tierra
Ara. Luna nueva en aries


Bio:  Nacida en Buenos Aires. Artista plástica y poeta. Estudió imagen y Sonido y EDición EDitorial en la UBA.