domingo, 30 de octubre de 2016

Cecilia Carballo




Sentada detrás de la ventana
miro cómo la lluvia
da paso al sol
el árbol deja de llorar
le crecen nuevos brotes
con un soplido el viento
une mi habitación con el afuera
el aire envuelve el verde
con las paredes de mi cuarto
las flores están en mis ojos.





En el  desierto
mi garganta es
como la arena que piso
el sol con sus rayos
me deja casi ciega
creo desvanecer
con cada paso
miro los volcanes
siento el impulso
de erupción
como un latido
quiero llegar al horizonte.






Algo tan simple 
como hablar 
es a cuenta gotas 
en la altura 
mas aun 
si el sol ni se asoma
 nuestros sonidos
son solo ecos gélidos
apenas las montañas son
una línea 
iluminada 
por los coches
en ese silencio 
que retumba por todos lados
miles de estrellas
nos miran 
parece que el cosmos
cae sobre la tierra 







Cuando abro los cajones del placard
el sol es tenue
nubarrones que se animan
a salir
las matas movidas por el viento
parece que van a volar
mi cara como una piedra por el frío
apenas mis labios pueden moverse
mis pasos son leves
nieve severa
se esparce sobre el campo
aparece un carnero
que me mira de costado
corre hacia mí
 tira cabezazos sobre mi panza
mi cuerpo es un latido
fluye
río sin cesar
me olvido del invierno
de la lluvia
de que soy casi una estatua.

Poema de la serie “Cajones”



Bio: nació un 25 de febrero en el barrio de Ituzaingó. Estudió Ciencias de la Comunicación en la UBA.  Es docente de periodismo, medios audiovisuales y cultura.  En el 2012 obtuvo una mención en el Concurso Provincial de Poesía “Ginés García”.   Forma parte de las antologías de poesía “Poesía y voz” de la Dirección General de Escuelas y Bibliotecas de la Provincia de Buenos Aires,  “EL rayo verde”, 2014, 2015, de Viajero Insomne. Su primer poemario se llamará “Hay tierra bajo mis pies” bajo el sello editorial “El ojo del mármol”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada