domingo, 22 de mayo de 2011

María Fernanda Fayanás




I

Algunas noches quisiera
la desesperación
de un naufragio verdadero
en lugar de abrir mi boca
y que quede tan vacía.

III

Te deseaba lo mejor
el cristal de las copas
era lo de menos.
Brindábamos

pero lo que chocaba en el aire
no hacía música.

XII

Mi cuerpo
como un mar de tormenta
se expande
sin continente
sin brazos
ajena a las costas
no se qué falta
ni qué permanece.



Desparramadas

Me manché con las moras
que arrancamos del árbol
intentaba descubrir
el correr de la tinta
mis dedos y las partes de mi
quedaron bordó oscuro.
Me mirabas con media sonrisa
yo tratando de sacarme
el desastre.
Ellas seguían cayendo
tanto tirar nosotros
de las ramas.
Dispersas caían
desparramadas todas
yo
y las frutas en el campo.

Nota: Nació en julio de 1975 en la Provincia de Buenos Aires. Estudió algo de Psicología, algo de Sistemas Informáticos, y algo de Letras. Escribe poesía desde hace 7 años y este es un camino que decidió no abandonar nunca. Hacer taller de poesía con Alicia Smolovich. Los poemas que se transcriben pertenecen a su primer libro de poemas “Lo que chocaba en el aire no hacía música” de Ediciones del Dock. Actualmente trabaja en un libro de poemas acerca de Reinas. Tiene un blog “Pastillas para no dormir” http://mariafernandafayanas.blogspot.com.

3 comentarios:

  1. Interesante su medicación, joven.
    ¿dónde se vende?
    La noche tiene vientos que mis alumnos esperan con las manos de par en par...
    pero se me duermen, pobrecitos.
    gracias por lo suyo.

    Sr. Nadie

    ResponderEliminar
  2. Ha de ser la sangre que pasa por nuestras venas tal vez? El amor a las letras, la música, la imagen...Es como que unos dibujamos con palabras y otros escribimos con imágenes. Te quiero sobrina, mil besos...

    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay no habia visto este comentario!! Gracias Jose!!

      Eliminar