sábado, 19 de julio de 2014

Franco Rivero




psykhé

de chico decía para mí
por qué será
que a donde vaya yo
se traslada la vida
también me preguntaba
qué era eso de despertarme
y sentir
algo que se despierta conmigo
como dentro de mí

sentía el alma
lo supe cuando el tío basilio
me enseñó la palabra
espíritu
y yo le pregunté qué era
y me dijo
es el alma hijo
todos la tenemos
y cómo es
como aire
dijo
como aire

entonces respiraba con miedo
cada vez que me daba cuenta
de que respiraba

tenés que tomar aire antes
de zambullirte
me decían
para tener más alma
pensaba yo
y era lindo andar
por debajo del agua
con un alma
más grande





despierto

recuerdo exactamente
el día
que empecé a vivir

mi vida empieza
con la memoria
con lo que soy
capaz de recordar

antes
no cuenta

vi la construcción
de nuestra casa
supe
nuestra casa

fue
como despertar

era la puerta
yo
cruzaba

vi un color
hermoso en la madera

el verde

papá
estaba sobre el techo
me saludó

todo reconocí
y a todos
sin esfuerzo
y como si hubiese
ya vivido
con ellos
allí
me reconocieron





olfato y gusto

en el campo
una mañana
el olfato
me despertó

la tía maría
tenía una bandeja
llena
de chipá cuerito
sobre la mesa

y en unos jarros
de loza
había puesto
azúcar con canela

junto al fuego
ella era un mito

cortaba la masa
en bollos chicos
los estiraba
con ambas manos
formaba una torta
redonda
pareja
y en el medio
le hacía un pocito
por donde saliera
el aceite

una alquimia dorada
musical
le advertía el color justo
por el sonido
ya calmo
del aceite hirviendo
la hacía gotear
la retiraba



lavate la cara chanco
me dijo
acá hay agua
está tibia

olor a humo
tenía el agua
olor
a humo

feliz estaba yo
despierto



en el corral
acarició el lomo
de una vaca

dame tu jarro
dijo
se agachó
y ordeñó
dentro
de él

un chorro blanco
fuerte
con sonido a sifón
salía de la teta
me hacía reír

tomá hijo
desayuná

a mí
no me gustaba
la leche
de vaca
mordí
un chipá cuerito
haciendo tiempo
y coraje

es que mamá la hacía hervir
que largara la gordura
la juntaba con una cuchara
se la comía
y quería
que comiéramos nosotros

pero probé
y fue una magia

quería más

quería más

se va enojar el ternero
me dijo
y me reí

mucho me reí
y tomaba leche
comía chipá cuerito
me atoraba
riéndome mucho
porque todos se reían
de mí
que
reía mucho
para ser tan temprano

te vas a empachar  chanco
me dijo la tía

y me empaché

olí un hogar
lo probé

era de humo
de chipá cuerito
de canela
con azúcar


a maría nieve lópez, en dónde esté


radiografía

mamá
tengo raíces
le dije
mirando mis pies
blancos
en el plástico negro



pata de cabra

mi mamá es curandera
cura hasta la pata de cabra
mucha gente
le da sus hijos de ahijados
casi todos tenían
pata de cabra

me dijo que en la columna
a la altura de la espalda
se ve una pezuña
chiquita
que duele mucho
que no te deja engordar
que se va moviendo
a lo largo de la columna

y que te mata

los vencimientos contra
la pata de cabra
son muy fuertes
a ella le hacen eructar
le debilitan
después queda destruida
fuma para recuperar fuerzas
y toma mate

yo le hago los mejores mates
dice
me sonrío contento
yo le curo a la curandera



Bio: Nació en Corrientes, el 11 de Mayo de 1981. Es Profesor de Lengua y Literatura, Licenciado en Letras –Universidad Nacional del Noroeste– y Doctorando en Semiótica, por la Universidad Nacional de Córdoba. Ejerce la docencia y colabora con publicaciones de Argentina. En poesía publicó “Situación desbridamiento”, Edición Ananga Ranga, Colección LSD (2010) y forma parte de las antologías “Ida y Vuelta”, poesía contemporánea de Chaco y Corrientes (2007); “Cuentos Inéditos, Profesora Adriana Rendo”, Publicación de Norte y UNITAN, (2008) y “Poesía Chaqueña: entre la tradición y la vanguardia”, Imprenta Kram, Chaco (2009).






1 comentario: