martes, 21 de diciembre de 2010

Glauce Baldovín


La esperanza

Creo en la esperanza de los pueblos.
En la gran naranja jugosa del mañana,

mas no en la esperanza individual
cruel
prostituida
emponzoñada
sabedora de todos los disfraces: tortola mensajera del amor
gallo de veleta que gira según las brisas arbotantes

un no me olvides brotando en la nuca una mano en espigas y mares

La esperanza es tan solo una araña sabia en las mas oscuras carcavas
mejor fortificadas
y en el veneno elaborado controlada con tal maestría
que sin matar perpetra la gran agonía:
inventa el milagro de la muerte y la resurrección cada vez con mas dolor
con menos fuerzas
en un delirio que avanza en línea recta y se transforma en espiral
sin dirección.
Enloquecida.





Yo Seclaud I

Soy Seclaud
la de dos cabezas y cinco corazones
la que reparte el pan de la alegría
y se somete a los presagios y las maldiciones.
Nada podrá contra mí gallina
de plumas encrespadas
que llora como mujer parturienta
ni los perros que aúllan a la luna.
Él vendrá con la vara de nardos cuajada de abalorios
a inaugurar nuevas conmemoraciones
porque he tallado azules sus ojos en el granito
y he amasado con hierbas olorosas su corazón.
Nadie podrá dañarme.
Resbalarán en mí los conjuros como en el cuerpo de
Las serpientes acuáticas.
Yo, Seclaud, desde la ribera de las cenizas
Y los ungüentos aceitosos
De las cacerolas y los espejos
Veo partir las naves hacia nuevas conquistas.
¡Adelante, viajeros que llevan en los mascarones de proa el mensaje último de los filósofos
la sabiduría de los científicos
los poemas que nos perpetúan!

Yo quedaré cuidando la tierra
los ángeles de manos callosas
las mermeladas.





Yo Seclaud II

No temo mi rostro gris ni mis manos grises oliendo
a caldo y mazamorra.
La mariposa de alas batientes revolotea alrededor
de las bujías como alrededor de mi corazón
y él duerme con su cabeza en mi vientre.
Pues me alimenté con hierro y con nuez
con aceite de arrayán y miel de alerce para que él
naciera
protegido de las naves perdidas en galaxias remotas.
Yo, Seclaud, de rodillas ante el fogón
conjurando a los dioses del fuego y del aceite
perfumo tu frente con albahaca y con laurel
ya que dado te fue nacer de vientre de mujer
del vientre de la tierra como un bulbo más
entre los bulbos. No hay girasol más luminoso que aquel que florece
en marzo, tardío.
Lo he visto quebrarse contra las lechuzas en su vuelo
derramar los pétalos en la tierra
devorar las verbenas en su hambre de macho cabrío.
Y ahora él es el girasol frente a las ventanas que se
abren al naciente
los pétalos que cubren la desnudez de la tierra
las lechuzas que se prenden en mi hombro
y me transforman en bruja.
Dejemos en la oscuridad la astrología.

En las bóvedas donde yacen los predestinados al Apocalipsis
los devorados por la impaciencia.
Las hechiceras controlan los astros que rigieron
entonces
mezclan sangre de halcón leche de cabra romero
y almizcle
y tiñen los umbrales por donde pasan las novias
y los ataúdes.
Él fue concebido en una noche no premeditada
sin sortilegios ni eclipses
sin piras de alcanfor ni de eucaliptos.
Yo, Seclaud, lo concebí sin presentirlo y eso me aterra.
Porque bajaron las cigüeñas a tomar té conmigo
y yo saqué las viejas tazas anaranjadas
y el mantel de hilo. Son las mensajeras.
Dijeron: cruza las manos sobre el regazo, no hables.
Y de entre sus plumas sacaron una llave.
Deberás abrir las puertas.
Detrás de cada puerta
una revelación espera.
Y siguieron diciendo:
él nacerá en agosto en febrero
y tú deberás conocer los secretos más recónditos.
Comieron la última tartaleta de manzana
y levantaron vuelo.



Nota: nació en Rió Cuarto, Córdoba 1928. En 1972 obtuvo el premio Casa de las americas por su libro La Militancia.Algunos de sus libros son:Poemas (1986),Libro de la soledad (1989),De los poetas (1991),Libro del amor (1993),Con los Gatos el Silencio (1994),Nuestra casa en el tercer mundo (1995),Poemas crueles (1996),Libro de maría- Libro de Isidro (1997),Yo Seclaud (1999),El rostro en la mano (2006),
postergada- Huésped en el Laberinto (2009).

1 comentario:

  1. Una gran poeta. La saluda desde la tierra, Fabián.

    ResponderEliminar