domingo, 3 de octubre de 2010

Emiliano Bustos


Memoria de la alegría

Ruidos de patos,
pensamientos de garza,
paz de oso,
claridad de cuervo,
chasquido de pantera.
Hago fondo en el tocado de hormigas del búho.
Como si en el fondo de todos mis sueños
gritara un tiburón desde los montes,
rasgando las ovejas.
Sus dentelladas, llora por ver las palabras.
Como yo,
trocando desnudo voces para la rata.




Estrella pop

Ah, otra vez tu educación siniestra.
Tu blog en el éter. “Eva Perón estrella
pop”. Si Evita viviera sería montonera.
Para que evacue al loco doctor
regalémosle otra k.
Todos los muertos
que lleva esa mujer, y los millones
debajo del ministerio, la renuncia,
la soledad del General, los embalsamadores,
los vampiros; todos tus muertos quisieron

guerra. Para que evacue al loco doctor
regalémosle otra k.
Idus de marzo, tu misión
Casio es tapar en el árbol al alumno,
qué risa el bosque, que se incendie talado;
orgullos de hierro me acompañan,
ortivas que juegan conmigo en los pasillos
de la facultad, átomos en la madreselva.
"Evita estrella pop”, y nosotros, que olfateamos
a los imberbes dentro y fuera del bosque,
podemos, sin la derecha subiendo de los pelos
a la izquierda, aterrizar. El éter es un buen lugar,
el éter piensa, el éter invade. Escribo mi blog
para que las piernas del efebo no lleguen al río,
escribo para que el dorado palo de las sensaciones
no manche el andén. Evita capitana,
Evita compañera, todos tus muertos no alteran
mi tesis: tu pelo, tu look, tu escala mundial,
súbitamente arden de concepto y el crimen
de todo concepto es su catálogo.
Juan Duarte calavera no chilla.
Yo sé que el ritmo de mis alumnos mulato
crecerá; como nazi, como nuncio
de la marina carreteo sobre los cabecitas;
como el éter de mi blog. “Evita estrella pop”, tantos
jóvenes no me salen de la boca sino del orto,
y yo, alerta
como siempre, educando matarife,
como mi éter entrando por una oreja
y saliendo plumas de gorriones bellos,
felices, analmaltrechos.
Evita estrella nos dejaste la luz,
ni vencedores ni vencidos
¡dormidos!




Episodios colectivos

Un obrero cae de Notre Dame.
Ve Paris y su familia: la Edad
Media. Un sol magnífico. Huele
a podredumbre y a ciudad sin
química. Toda la Edad Media
y tal vez el versero Villon. Sería
poético decir que cincelaba gár-
golas. Trabajar al nivel de la épo-
ca, una escobilla, unas herramientas;
la presión de los gremios. Las gran-
des piedras atraídas por el catoli-
cismo. Todos los homenajes y el
derroche de siglos, la leyenda es-
meralda de las campanas y la ocu-
pación nazi, quedan afuera del
que cae de Notre Dame; ni siquie-
ra América. Tal vez cuando dio
el primer trompo en el aire caye-
ron sus herramientas, más rápido
que él; si las tenía. Mientras es-
cribo estas líneas obreros se caen
todo el tiempo de las torres de
Caballito que ahora, por acción
de los vecinos, tienden a menguar.
En su mayoría inmigrantes, no
construyen leyendas para el cielo,
aunque, en el aire, los retoma la
Edad Media en un hilo laboral
diabólico, idéntico a sí mismo.





poema a la intemperie

Ayer me di cuenta:
quiero desprenderme de un lugar sagrado.
Bajó de un pequeño formato la información,
embebida en la marea
de tantas noticias espirituales,
que lucran en la inmensa luz,
en el circo de la monotonía,
segundos y hasta minutos de tiraje creativo.
¡Qué extraña risa!
Hoy me río del increíble amuleto
que deja de escribir este poema.


Nota:Emiliano Bustos nació en Buenos Aires en mayo de 1972.
Publicó Trizas al cielo(Libros de Tierra Firme, 1997), Falada(Libros de Tierra Firme, 2001), 56 poemas(La Carta de Oliver, 2005), y Cheetah (El suri porfiado, 2007).

2 comentarios:

  1. Emiliano... Soy tambien escritor, vivo en Brasil y tengo algunos libros de tu padre... Uno de ellos (Visón de los hijos del mal) autografiado en el año 1967...
    Muy buena tu poesia. Me gustaria mantener contacto... Mi página es "Escritos do Gabriel", http://escritosdogabriel.blogspot.com/
    Un abrazo Fuerte.

    ResponderEliminar
  2. necesito comunicarme con emiliano, tiene facebook o algo?

    ResponderEliminar