sábado, 29 de mayo de 2010

Iris Alejandra Giménez


pobres de certidumbre

I
cuando una tiene una duda ¿la duerme? ¿la arropa? ¿le da de comer en la boca?
la mira mirarse desnuda en el espejo
le acaricia los hombros
le cuenta los lunares
le mide el empacho con cinta métrica de costurera la buena la única la original
¿o usa el cinto del vestido guardado en el ropero hace más de veinte años?
el poder debió estar en las manos
y en el rezo en inaudible portugués que se llevó a la tumba

cuando una tiene una duda la suelta para que se vuele y no
para que se quede junto a las otras agazapada bajo la ventana del jardín

II
las dudas han empezado a echar raíces y yo no mato ni una pobre mosca
menos voy a animarme a arrancar de cuajo florecitas nuevas


III
me echo a dormir a la sombra de las dudas recién florecidas
que esta primavera vinieron tupidas y frescas
consigo
un lugar tan cómodo que al fin no puedo
ni quiero volver a salir y echo raíces también y me voy con ellas a poblar
la Eterna Duda
donde dicen que van los pobres de certidumbre
porque de ellos es el reino de los cielos
y de la tierra
que fecundan



XIV
Me levanto por la noche
al amparo del insomnio
refiriéndome a mí
como quien espera encontrarse en una brújula

XV
En forma de lluvia
andan mis pasos por esta casa
vuelta a construir
tantas veces
en los ojos

XVI
Por la mañana
es hora de resucitar
Un poblado de fantasmas
es dueño de la noche
donde todas las decisiones son oscuras





el que no grita

sentarse en la nada blanca y masticar saliva hacer bolos a la manera de palabras
balbucear letras que formen frases que digan lo que todo el cuerpo grita y los poros
no alcanzan forma de boca de dedos de ojos no alcanzan a gritar no tienen grito no tienen
voz no tienen palabras que decir y aturden por dentro los poros se aturden
sangran salivan escupen demonios incoloros tienen vergüenza
se queman se flagelan rompen en llanto seco adormecen la lengua pero ya no sirven
para desmentirse mentirse y desvestirse ya no sirven para hacer cuerpos palabras frases
/
la cornisa queda a la mano todo junto
más y menos es igual y no lo es el que no grita es un muerto
el que no grita se queda muerto
el grito muerto del que grita muerto
del muerto que grita el muerto ha muerto
a de muerto de gritar
gritar
que no se grita que no se muerte
que no se muere de muerte
se grita de vivo
de redivivo

Nota:Iris Alejandra Giménez
Nació en mayo de 1969. Actualmente reside en la ciudad de Viedma, Río Negro. Publicó el libro Lugar necesario, poemas, Colección Biblioteca Patagonia, Ediciones El Camarote-2006. Forma parte de la antología “Leer la Argentina”, literatura para adolescentes con el cuento “La especialidad de la casa”, texto que integra la obra teatral “Pueblo, mi pueblito”, dirigida por Silvina Ferragine, con el asesoramiento literario de Ana Padovani. Tiene inéditos varios poemarios y algunos trabajos en narrativa; y cuenta con algunos premios y menciones. Ha publicado en antologías, revistas literarias y sitios Web.
irisgimenez@yahoo.com.ar
www.lugarnecesario.blogspot.com

1 comentario:

  1. siempre es un placer leer la poesia de iris. gracias german

    ResponderEliminar