sábado, 18 de septiembre de 2010

Martín Moureu


a Cristo mi precursor

Cuando la Tierra tan plana era como
un mapa de llanura pampeana
y la Historia sus años descontaba,
mis átomos andaban bien dispersos.
¿No te tocó un horóscopo bazooka
anunciando mi nuevo advenimiento?

Cumplidos los planetas, los entonces
y las caras, en esta anatomía
mis átomos se complicaron.
Porque hay cosas que no son necesarias
pero sí inevitables digo entonces:
que salten las alarmas de los autos,
que queden sin señal los celulares.

Incontenible más Inalcanzable.
Allá del planisferio, los relojes
y de los espejos, soy el desconocido
que chau a tu pasar. Levanto puchos
tirados en el piso para darles
una pitada: voy siguiendo un rastro.

No vengo a tocar timbre el domingo
temprano, redimirlos de ese dios
odioso es el mandado que yo tengo.
Con tal de un probar de sus secretos
también supe empinarme puro el vino
divino y la verdad es que si Cristo
la cara a cara a Dios le hubiese visto
de seguro no habría ido a la Cruz.

Desconocido pero inconfundible
soy algo más que la suma de mis átomos.
Y mi nombre completa crucigramas.
No hay mapa que me pueda contener,
ni los relojes pueden alcanzarme
y los mismos espejos ni siquiera
pueden reconocerme los espejos.
Dios está en todas partes,
no puede huirme.

En ciudad de Ayacucho, veinticuatro
de junio de dos mil diez, Martín Moureu





Lunes de luna alunada

Ojo mañana malparida.
Según los pronósticos el día
será como un dios tuerto
mitad horas de luz/
mitad horas ciegas.

Guarda confundir yoga con yogur,
el buda y el budín. Lluvia al maíz
y al remis. Ideal para tomar mate solo
o decisiones de a dos.

Ojo el semáforo
-tricíclope en griego-
vigía con su rojo ojo.
Desde las avenidas tránsito
pesado a los intestinos.

Hágase pan con su compañera,
las migas para los amigos.
En el amor
nada mejor
que desatar el perro aullador.
Así le anula la luna Elisa.






Ayacucho de heroicos asadores

Por tu choripán épico Ayacucho
voto a Dionisos, Zeus y su aguilucho
de mecánicos toros domadores.
Con el lunar influjo de la barra
subirá de cerveza una marea,
bailar cumbia con vos puede que sea
como hacerle el amor a una guitarra,
morocha,
                 si las noches más intensas
reclaman libertad para tus trenzas
al margen de los ritos oficiales
            si es de vino tu néctar y ambrosía
dejá que así te viva la alegría
sin sospechar que hoy somos inmortales.






hamacaparaway@hotmail



Si te además y más en putas
ganas, si en desatendida cama
masturbases tu insomnio, si a la insípida
rutina como al fideo recalentado
o de caída en un melancoholismo
que nos hubiera proletariado tal
resentimiento: capital simbólico
acumulándose en un cuarto oscuro de la
nuestra conciencia de clase. Ay
allá paraguay: cada cinco
cuatro mueren sin vista a la mar.
Tocaya la tacuara y de luna
subtropical. Relamiéndome
en seminal semántica te invito
amacanarte de antemano,
a placer conmigo y completo,
que poses no euclidianas
en mi hamaca paraguay.
Flujo candente en turbia madre-
selva, billetera de pura comisura,
así me abra la noche y media.
A cara me lame la manzana,
hamacando en mi cintura de cumbia
acabaremos cuánto hasta perder
la cuenta como si la deuda
externa no acabara. Encima
este físico bárbaro te pesa
lo que una billete de a ciento.




Bio:Martín Moureu: Poeta ultra-kirchnerista nacido en Ayacucho, año 1981.Signo: Capricornio. Una tarea escolar dio origen a su primer cuento “El Bicho Pateta” que marcaría un antes y un después en la historia de la pornografía infantil de la Escuela N º 1. En su adolescencia lideró la banda heavy metal “Esqueletor”, de escasa repercusión. Su polémico “Ensalada rusa y otras recetas” hubiera merecido la censura de la última dictadura militar. Actualmente se encuentra preparando una traducción de Poe bajo el título “Del latido delator y otros relatos”. Contacto: moureumartin@yahoo.com

1 comentario:

  1. me gustò mucho su poesia. impecable Natural (maritza)

    ResponderEliminar